domingo, 9 de abril de 2006

Perú: Zoología Fantástica

Artículo sacado de "La Casa del Árbol" (gracias por la nota)
Finalmente pudimos encontrar mitologías y criaturas fantásticas propias de nuestro país.

Zoología fantástica peruana
Amarus, anfisbenas, qentis, atoqs, sapos bicéfalos, peces mágicos o lobos marinos que llevan almas en sus lomos, son los animales fantásticos que pueblan la mitología de nuestros antepasados peruanos.
La mitología europea nos ha dado a conocer a sus más contemporáneos descendientes como Smaug el dragón; las horribles arácnidas Ella la araña y Aragog; o el fauno Sr. Tumnus. Todas estas criaturas fabulosas, reviven y respiran en libros como el Hobbit, Harry Potter o las Crónicas de Narnia, mundos fascinantes y cautivadores para grandes y chicos, cuyos autores (en este ejemplo, todos ingleses) crearon nutriendose de los mitos y tradiciones de la cultura europea
La página
Zoología fantástica de los Andes, trabajada por Luis Millones, nos presenta a los seres fantásticos que según las antiguas leyendas vivieron en las colosales montañas, punas heladas y misteriosos bosques peruanos. Bien podrían inspirar a muchos amantes de las mitologías a crear historias nacidas de las vivencias de estos animales en su interacción con un entorno tan mítico y remoto como las mismas sagas nórdicas y finlandesas que inspiraron a J.R.R. Tolkien, por solo citar un ejemplo.
Aquí solo algunas de las criaturas fantásticas pobladoras de las regiones de los Andes ancestrales:

La Anfisbena o serpiente de dos cabezas: Representada explícitamente en la cerámica precolombina
El Amaru: En un relato del siglo XVII se le describe como una "muy fiera bestia, media legua de largo" y con un grosor de dos brazos y medio de ancho, con orejas, colmillos y barba. Dice el texto que salió del cerro Pachatusan y se dirigió a la laguna Quibipay (Cuzco), esta aparición tuvo lugar durante el gobierno de Pachacuti, que fue el período en que se organizó el estado imperial incaico”
El Atoq: Para nosotros, el zorro, presentado como amauta o sabio que conoce la naturaleza humana
El Condor: Símbolo del Tahantinsuyo
La Corvina de oro: “En un principio, dicen las crónicas, "no existía ni un solo pez en el mar", era posesión exclusiva de la diosa Hurpayhuachac que criaba a los peces en un pozo pequeño, que estaba en su casa. Pero cierta vez, el dios Cuniraya Viracocha que pretendía a una de sus hijas, se enojó con la diosa y arrojó sus peces al mar. Desde ese instante se poblaron los océanos y nosotros podemos contar con ese alimento”
El Choque Chinchay: Nombre dado por los nativos a Sirio, la estrella más brillante de la constelación de Can Mayor y que los griegos suponían que era uno de los perros de caza de Orión, hijo de Poseidón (dios de las aguas).
El lobo de mar: Recurrentemente retratado y esculpido en la cerámica de las culturas de la orilla del océano Pacífico, en especial en Nazca y Moche. Generalmente se encuentran figuras de cacería de lobos de mar al lado de escenas de sacrificios. Según la tradición los lobos de mar conducen a los muertos al más allá cargándolos sobre sus lomos (acción que me recuerda mucho a una de las historias del Silmarilion de Tolkien). Atraviesan las aguas del océano y van en dirección a las islas, símbolo del más allá en esta parte del continente. En cierta forma reemplazan a los perros de cuatro ojos o tawañawi, que son los psicopompos para los habitantes de la sierra.
El puma: En los relatos míticos este felino está vinculado a los rivales clásicos de los incas: los chancas. De acuerdo con la versión generalizada de Garcilaso de la Vega, era el animal totémico de la confederación chanca que invadió el Cuzco durante el gobierno del Inca Viracocha provocando su fuga.
El Qenti: Más conocido por nosotros como colibrí. En los Andes el "pájaro indi" había salido de las entrañas de la tierra junto con Manco Capac en el misterioso lugar de "Tambotoco". Esta pequeña ave es sumamente agresiva y defiende con fiereza su territorio. Dado que es rapidísima, se enfrenta sin dudas a los rapaces que duplican o triplican su tamaño, además maniobra su vuelo con ventaja sobre las otras aves, ya que es la única capaz de volar hacia atrás.
El sapo bicéfalo: Según las tradiciones de Huarochirí compiladas por Francisco de Ávila, en la saga del dios Huatiacuri, en su camino hacia las alturas es informado que el gobernante local está enfermo y para sanarse debe matar a un sapo de dos cabezas que está enterrado debajo de su batán. Cuando se levantó la piedra, el sapo de dos cabezas salió volando hacia la quebrada de Anchicocha. Dice la leyenda que todavía está allí, enloqueciendo a los hombres que se atreven a acercarse o peor aun, haciéndolos desaparecer para siempre.
Además de educativa, la página es muy divertida e interactiva ya que cuenta con un servicio de tarjetas postales.

Links (gracias nuevamente a La casa del árbol)

Web Zoología fantástica de los Andes http://www.educared.edu.pe/estudiantes/zoologiafantastica/index.htm
Educared Estudiantes:
http://www.educared.edu.pe/estudiantes/

3 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

me pregunto que sería del pájaro Inti?

Swerch dijo...

sería cuestión de averiguar.

Estoy redireccionando este artículo a la lista endlessland.

Swerch dijo...

Cada vez el Perú sorprende más por la riqueza de su cultura.